Parece Fácil, pero no lo es

Parece fácil. Pero no lo es.

Parece fácil ser feliz, pero bien sabemos que no lo es (al menos, si miramos con ojos occidentales).

Pase lo que pase, los ojos de todo el pueblo de la región de Anantapur (al sur de India) parecen siempre felices. Aunque intentemos imitar sus miradas, en el fondo, creo que no tenemos ni la más remota idea de cómo lo hacen (¡¿Cómo lo hacen?!): nos escrutan milímetro a milímetro, de sonrisa en sonrisa, nos hacen sentir analfabetos emocionales.
Hemos vivido una experiencia inolvidable (otra más): pudimos realizar nuestra actividad artística (pictórica y fotográfica) con los niños y niñas del centro para alumnos con discapacidad auditiva de la Fundación Vicente Ferrer. Ha sido un placer presenciar cómo hacen, como crean, como son sus maneras de hacer mundos a través de la creación pictórica y fotográfica… a través de sus miradas.

Hemos aprendido a decir धन्यवाद

Gracias. Quede claro desde ya. No hay que esperar al final de nuestra aventura para agradecer cada segundo que estamos viviendo en este hermoso país, la India. Nuestro primer post en este viaje (tan sólo llevamos cuatro días) no puede empezar de otra manera, sino dando las gracias.

Gracias por cada sonrisa que te regalan en estas tierras y que tanto trabajo cuesta a veces encontrar en otros lugares.
Gracias por cada gesto de recibimiento y palabra de cariño con nosotros.
Gracias por todo el aprendizaje del que ya, desde el primer minuto, estamos disfrutando.
Gracias a toda la labor que desarrollan las personas que se dejan su tiempo en el necesario proyecto de la Fundación Vicente Ferrer. Gracias, porque de ellos debemos aprender a tener otra mirada del mundo.
Gracias por cada una de esas miradas que nos cruzamos y que nos hacen aprender.
Gracias a los cientos de niños y niñas que nos han enseñado a agradecer sencillamente lo que se está viviendo.

Cada rincón de Anantapur, en el sur de la India, es una sorpresa para unos ojos occidentales. Pero es un aprendizaje continuo para cualquier cultura, y para la nuestra se convierte en un deber.

धन्यवाद (Dhanyavaad), es ‘gracias’ en hindi.